Páginas vistas en total

13 de marzo de 2017

DOMÉSTICAS ACEPTAN CONDICIONES INJUSTAS POR NECESIDAD ECONÓMICA, MARGINACIÓN, POBREZA Y BAJA ESCOLARIDAD

___________________________________________

A seis años de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó el convenio 189 que reconoce derechos de las trabajadoras domésticas, en México aún falta voluntad política para su aprobación. Y es que en el País, 2.4 millones de personas contribuyen diariamente al aseo, preparación de alimentos, cuidado de niños y personas adultas mayores, pero el 81 por ciento de esas empleadas domésticas aceptan condiciones laborales injustas por necesidades económicas, marginación, pobreza, baja escolaridad y falta de oportunidades, reconoce un estudio del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). 
En ese sentido, Marcelina Bautista, fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (Caceh), señaló que mientras 23 naciones a escala mundial (13 de América Latina) convalidaron el acuerdo, México tiene un atraso en la protección de nuestros derechos laborales, de tal suerte que a pesar de que es una ley que las respalda, sigue atorada, y en ese sentido “es necesario reformar las leyes Federal del Trabajo y del Seguro Social para tener acceso a prestaciones”. 
El Caceh es una organización de empleadas del hogar comprometidas con las reivindicaciones en favor del trabajo doméstico remunerado y no remunerado, que promueve y defiende los derechos humanos y el desarrollo personal de quienes lo realizan, con perspectiva de equidad y justicia social. Para el Conapred es indispensable mejorar las condiciones de trabajo de este sector, para que reciban salarios justos, aguinaldo, seguridad social, vacaciones pagadas, acceso a la salud y pensión y, además, tengan una jornada laboral de 40 horas a la semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario