Páginas vistas en total

23 de marzo de 2017

SACERDOTES Y OBISPOS SABÍAN DE FOSAS Y SECUESTRADOS

Al señalar que Veracruz es un “fosario” el padre Alejandro Solalinde, premio nacional de Derechos Humanos, aseguró que la administración actual no resolverá el tema de la inseguridad que se vive en la entidad. Sacerdotes y obispos sabían de estos hechos y no los denunciaron, añadió.
Respecto a los sacerdotes y obispos que conocen los hechos suscitados y no los denunciaron, el clérigo reprochó que hayan guardado silencio y, contrario a ello, celebraran a los gobernadores que causaron tanto daño en el estado.
“Ante Dios ellos tendrán que decir los favores que recibieron de estos dos sinvergüenzas, de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, porque al menos uno de ellos, y me consta, sí recibió favores”, consideró.
Aseveró que el obispo de Córdoba, Eduardo Porfirio Patiño Leal, sabía de algunos espacios donde fueron depositados algunos cuerpos de personas víctimas de la delincuencia.
“Yo ya dije que había una cueva; yo sabía de una cueva, pero en una reunión con la Provincia Eclesiástica de Veracruz el obispo Eduardo de Córdoba me corrigió y me dijo: no solo es una, son dos cuevas. Él también tiene información; debería darla”, expuso.
En ese sentido, insistió en que se forme una Comisión de la Verdad que juzgue la omisión de las autoridades como los exgobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, además de mandos de la Policía Federal y agentes del Ministerio Público en la entidad.
“Son verdaderos genocidios, crímenes de lesa humanidad, desapariciones forzadas que no se pueden describir. No queda más que hacer una Comisión de la Verdad, fortalecerla jurídicamente, pero quienes tienen que estar ahí tienen que ser las víctimas”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario