Páginas vistas en total

17 de marzo de 2018

EL NIÑO LISANDRO



TEXTO IRREVERENTE
17 March, 2018 03:36:00
Por Andrés Timoteo

EL NIÑO LISANDRO

Las lluvias generadas por la tormenta tropical “Earl” en agosto del 2016 provocaron la tragedia: un alud sepultó la casa de la familia Gilbón Delgado. Murieron tres de sus cuatro integrantes: el padre, Agustín Filomeno Gilbón, de 31 años de edad, su esposa, Virginia Delgado de 24 años y el bebé Sebastián Gilbón Delgado de un año y cinco meses. Solo se salvó el hijo mayor, Lisandro, quien, en ese entonces, tenía 8 años de edad, y que fue sacado del lodo por unos vecinos.

El desastre sucedió en la comunidad Tamazolapa del municipio de Coscomatepec. Las víctimas eran pobres. Lisandro se quedó solo, pero su tragedia sirvió a los políticos para promocionarse mediáticamente. Una de las beneficiadas fue Ana Guadalupe Ingram, quien siendo delegada estatal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) acudió a Tamazolapa a abrazar al huérfano el 19 de noviembre.

La funcionaria se tomó muchas fotografías con el pequeño y las difundió en la prensa y redes sociales. El comunicado de su oficina decía que el niño recibiría una beca para estudiar hasta que cumpliera 23 años de edad a través del Programa Seguro de Vida para Jefas de Familia. “No estás solo, nos tienes a nosotros, me tienes a mí”, le dijo Ingram al pequeño huérfano frente a las cámaras y micrófonos de prensa.

El otro político que sacó provecho mediático fue el entonces alcalde de Coscomatepec, el priista Manuel Álvarez Sánchez -hoy promotor de la campaña de José Yunes Zorrilla-, quien también prometió ayuda económica al pequeño, además de construir una vivienda en un sitio sin riesgo para que viviera junto con una de sus abuelas que asumiría la tutela. A un año y siete meses de aquellas promesas y fotografías melosas, el pequeño Lisandro no ha recibido nada.

Agobiados por la miseria, él y su abuela, Agustina Rosas, tuvieron que mudarse al poblado Amotititla donde ni siquiera tiene electricidad. Se cansaron de esperar la casa que les anunciaron, la beca para los estudios y el apoyo para el sustento alimenticio. Los dos políticos ya dejaron los cargos públicos para buscar nuevos acomodos electorales y se olvidaron del compromiso hecho con Lisandro Gilbón, El niño fue una estadística más y material desechable en su promoción personal. El pequeño sigue viviendo en la pobreza mientras que ellos acojinan su intención de seguir viviendo del presupuesto público. Vaya cinismo.

Por cierto, en las gacetillas que la señora Ingram ha insertado en algunos espacios de opinión, en el contexto de su salida de la delegación de Sedesol, hay una tremenda contradicción -por no decir: una mentira plena, la cual sus difusores la publicaron sin pasarla por la rigurosidad periodística que exige confirmar la certeza de la información- al asegurar que, del 2014 a la fecha, el periodo al frente a la delegación de esa dependencia, 425 mil veracruzanos salieron de pobres.

Argumenta que el 2.8 por ciento de la población veracruzana que es consideraba en pobreza superó tal estatus bajo nuevas mediciones. Mentira, hay que recordar el escándalo en el último par de años porque el gobierno federal modificó las variantes para medir la condición de pobreza a fin de aparentar que esta había disminuido. Por ejemplo, si la familia pobre tiene un televisor, esa es una variable que lo eleva de nivel, ¡aunque el aparato se lo dio el propio gobierno en el marco del famoso ‘apagón digital’! En eso se basaron las engañosas gacetillas opinativas.

Peor aún, sus cifras contradicen las de Comisión Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) que indican que, durante el sexenio de Javier Duarte, 500 mil veracruzanos ingresaron a las estadísticas de pobreza. De los 4 millones 448 mil veracruzanos que en el 2010 había en dicha situación al 2016 la cifra había crecido a 5 millones 049 mil. ¿Cómo le hizo entonces la señora Ingram para sacar a 415 mil veracruzanos de la miseria en poco más de tres años? ¡Fake News! Además dijo que se fue de la Sedesol “orgullosa de las cuentas entregadas (sic)”, pero el caso del niño Lisandro desnuda lo que fue su gestión en esa dependencia.

CÚPULA, NO MAFIA

Ayer fue día de definiciones electorales. El tabasqueño Andrés Manuel López Obrador registró su candidatura presidencial por la alianza Morena-PT-PES ante el INE. No prometió amarrar al ‘tigre’ de la turbamulta, pero sí derramar amor y perdones si le respetan el triunfo. También ‘La Calderona’, Margarita Zavala, obtuvo su registro como candidata “independiente” en un dudoso proceso de validación de firmas porque la señora es importante para tratar de quitar votos a los candidatos incómodos al régimen.

Zavala es una de las candidatas de la “Cúpula del Poder” -su autor ya no la llama “Mafia del Poder” porque le incomoda que se diga que a Morena se fueron los mafiosos, suena mejor que ese partido recibe a los “poderosos”-.  La buena noticia es que fuera de la boleta electoral quedaron los simuladores, Jaime Rodríguez, gobernador de Nuevo León y Armando Ríos Piter, quien se llegó a autodenominar como “El Macron mexicano”. Por lo menos se deshicieron de ese par de embusteros.

EL ‘TIRO LOCO’

En su blog Cachorro’s News, el fotoperiodista Miguel Ángel López Solana escribe: “El Cartel de los Sapos. Dentro del argot delincuencial siempre se registran traiciones, entre los mismos miembros de una banda de delincuentes suelen ponerse el dedo, acusarse y hasta encañonarse con tal de demostrar quién manda o es más ‘pesado’. Su última opción es convertirse en ‘sapos’, es decir informantes o testigos protegidos, con tal de que les quiten del camino al ‘mando’ que les frustra el sucio negocio. El actual Secretario de Seguridad, Jaime Téllez, cayó en esa trama.

Según él, contactó a una ‘soplona’ que le ayudó a capturar a un delincuente en el sur del estado y dejarle el camino libre para seguir delinquiendo. En palabras concretas el gobierno yunista hizo tratos directos con la delincuencia, se pusieron ‘de a pechito’ con el gobierno federal priista que busca recuperar ‘la plaza’ de Veracruz pues de la misma manera en cómo actúan los malosos lo hacen algunos grupos políticos apoyados en las leyes. El ‘Tiro Loco’ Téllez Marié suele tener un resentimiento contra la prensa similar al de su antecesor, el comandante ‘Chubasco’, y responsabiliza a los medios de sus errores. Ya dejen de seguir echándole la culpa al cartero.


CREDITO: NOTIVER

No hay comentarios:

Publicar un comentario