Páginas vistas en total

23 de mayo de 2018

AURELIO NUÑO, SÉ LO QUE HICISTE LOS TRES VERANOS PASADOS


Graciela Carmina Andrade García Pelaez                           michoacantrespuntocero.
Aurelio Nuño fue Secretario de Educación en el país, del jueves veintisiete de agosto del dos mil quince al miércoles seis de diciembre del año dos mil diecisiete, por lo que le correspondió determinar el presupuesto educativo de la Secretaría para los ejercicios fiscales 2016, 2017 y 2018.
El primer dato que llama la atención del defensor de la reforma educativa y sus logros, es que dejó caer el presupuesto desde que entró hasta el último año de este sexenio para perder en sus tres años una bolsa cercana a los 35 mil millones de pesos, y gracias a que el Congreso de la Unión le rectificó la plana a sus propuestas originales, se logró detener la tendencia decreciente del presupuesto educativo que hubiese terminado con menos de 265 mil millones de pesos. Ver Tabla 1.
Presupuesto asignado al ramo 11. Secretaría de Educación Pública de México. Años 2015-2018.
Fuente: Diario Oficial de la Federación, Presupuesto de Egresos de la Federación para los años 2015-2018.

La tragedia no acaba ahí, lo interesante de sus hechos, contra sus dichos es que el Programa de la Reforma Educativa comenzó con un presupuesto de más de siete mil millones de pesos y terminó con dos mil cuatrocientos cuarenta y tres, dedicando una parte importante a infraestructura de las escuelas, desapareció el programa de Inclusión Digital, rescatado en 2018 por los diputados, al igual que los programas de Formación de Recursos Humanos Basada en Competencias, y Mantenimiento en Infraestructura, a quienes los diputados les otorgaron presupuesto con la finalidad de que volvieran a existir en el 2018.

Sin mejor suerte y para demostrar su estrecha concepción de la educación, Aurelio Nuño, eliminó del presupuesto programas de importancia cultural y educativa tales como: el de Educación y Cultura Indígena; el de Apoyos a la Cultura; el de Protección y Conservación del Patrimonio Cultural; el de Protección de los Derechos Tutelados por la Ley Federal del Derecho de Autor y el de Servicios Educativos Culturales.
En la siguiente tabla podemos observar la disminución considerable para programas que tendrían que ser apuntalados por cualquier reforma educativa, tales como la Inclusión y la Equidad, el Fortalecimiento a la Calidad Educativa y qué decir del Desarrollo Porfesional Docente, sin embargo, todos tuvieron disminuciones significativas. Ver Tabla 2.
Programa
2016
2017
2018
244. Para la Inclusión y la Equidad Educativa
 443,010,652.00
 383,357,964.00
 401,716,141.00
 247. Para el Desarrollo Profesional Docente
 2,245,823,964.00
 1,654,065,833.00
 1,733,275,442.00
 267. Fortalecimiento de la Calidad Educativa
 4,476,908,554.00
 2,986,961,952.00
 2,293,168,597.00
Fuente: SHyCP, Presupuestos de Egresos del Ramo 11.
La disminución en los presupuestos siempre debe de ir acompañada de una explicación que determine las causas por las que un programa deja de existir, o ya no merece o debe tener presupuesto, explicación no presentada por la SEP en ningún año, y sólo fue argumentada la necesidad de concentrar recursos en el programa de la Reforma Educativa, que bien a bien no se sabe qué hace, fuera de fortalecer la infraestructura. Sobre los recortes se pretextó la disminución de los ingresos federales, por lo que habría que reducir los apoyos a diversos programas, por eso llama la atención, las vociferaciones de Aurelio Nuño, el coordinador de campaña de José Antonio Meade, pues mientras se desgarraba las vestiduras contra quienes suponía no tendrían propuestas educativas y, se dedicarían a eliminar la Reforma Educativa, la prensa publicó la nota de notas del defensor de la educación: “Nuño se gastó 1, 963 millones de pesos en el año 2017 en comunicación social”…,
Dicho gasto rebasó centenas de veces el presupuesto que el Congreso de la Unión le había autorizado de 70.6 millones, y resulta que, del año 2013 al 2018 la SEP se gastó 4 mil 443 millones de pesos contra un presupuesto autorizado de 406 millones de pesos. Desde que Aurelio entró como titular a la Secretaría de Educación Pública se pagó una campaña publicitaria de más de 3 mil millones de pesos, claro pretendía ser presidente como su amigo y mentor, Enrique Peña Nieto.
Así tenemos que los tres veranos anteriores a la etapa en la que el Ejecutivo le presenta al Legislativo las propuestas presupuestales, Nuño se dedicó a promoverse en todos los medios, hasta sufrir el revés de la pequeña  de primaria que le enseñó que no se dice ler, sino leer, y mientras tanto introyectó y pactó la idea que al sector educativo podían recortarle recursos sin problema, mientras el gobierno federal engordaba escandalosamente el presupuesto para seguridad pública, sin buenos resultados. Esto sí es una tremenda afrenta a la niñez, la juventud y sus padres, así como un insulto a la inteligencia de la población que afortunadamente cada vez tiene mayor información. Como podrán ver Aurelio Nuño, por más que se pinte de reformador, sabemos que se sirvió a lo lindo con el presupuesto que debería de haberse aplicado en programas educativos y formativos para la niñez y sus docentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario