Páginas vistas en total

1 de abril de 2018

SÁBADO SANTO


TEXTO IRREVERENTE
31 March, 2018 02:43:00
Por Andrés Timoteo

SÁBADO SANTO

Día de silencio y escondites. A quien consideraban el Cristo ha muerto. Fue crucificado y no bajaron los ángeles a liberarlo del tormento. Hay desconcierto entre sus seguidores que están escondidos para evadir las redadas de sediciosos. Su líder murió humillado, en medio de dos ladrones -los evangelios oficiales no mencionan sus nombres, pero los apócrifos sí: Dimas y Gestas-, sus vestiduras fueron rifadas entre la tropa y ni siquiera se tenía una tumba para ser sepultado.

El cadáver iría a la fosa común. No obstante, dos sumos sacerdotes, José de Arimatea y Nicodemus, resuelven el problema. Ambos, a pesar de ser ricos fariseos integraban una especie de oposición a los poderosos lideres clericales Anás y su yerno, Caifás, controladores del Sanedrín. Los dos proveen mirra para embalsamar el cadáver, maniobran para que él mismo les fuese entregado y le ceden un sepulcro.

Claro, actuaron en secreto para no echarse encima a los jerarcas judíos. Ambos ya se habían reunido con el Profeta en vida, en encuentros sigilosos. La enseñanza es que no todas las instituciones son canastas con frutas totalmente podridas, en los círculos del poder hay gente de valía, pero que no se atreve a actuar en consecuencia públicamente.

Son personajes enigmáticos porque no se sabe mucho de ellos en los textos bíblicos, pero sí abundan las leyendas urbanas. Por ejemplo, han dicho que José de Arimatea era tío de María de Nazaret, por tanto, tío abuelo de Jesús y que fue quien se quedó el grial de la ultima cena. Que Nicodemus intervino en favor de Jesús frente al pretor Pilato y si bien no pudo salvarlo, al menos logró recuperar el cadáver.

Otros relatos ubican tanto a José de Arimatea como a Nicodemus como alguno de los sabios que visitaron el pesebre de Belén, tres décadas antes. Ambos sacerdotes, hombres adinerados, después también habrían financiado los periplos de los doce apóstoles por el mundo antiguo para propagar las enseñanzas de Jesús.

La liturgia moderna llama, desde 1955,  a este día Sábado de Gloria, adelantándose al Domingo de Resurrección, aun cuando todavía es vigía. El Cristo está en el inframundo. Será hasta el tercer día, como estaba profetizado, cuando resucite en su mismo cuerpo terrenal. ¿Y quién es la primera persona que lo ve de nuevo con vida? María Magdalena, la mujer que fue a la tumba a embalsamar a su amado.

La Magdalena y María, la madre, tuvieron que huir de Judea al igual que los apóstoles para escapar de la furia sanedrínica.  La primera hacía La Galia, hoy Francia, donde hay una supuesta tumba en una cueva del poblado La-Sainte-Baume, donde reposan sus huesos. María Magdalena estaba embarazada durante el ajusticiamiento y ya en suelo francés tuvo una hija, Sara, cuyos descendientes integraron la dinastía merovingia que, según la leyenda, llegó al trono de Francia en el siglo V.

De la madre, María, se habla que radicó en Éfeso, la actual Turquía. No hay tumba porque no murió, fue elevada al cielo en vida, según los testamentos apócrifos. Es uno de los dos únicos humanos en la historia bíblica que tuvieron tal privilegio, de no morir y en sus cuerpos terrenales ser llevados al Edén. El otro es el profeta Elías, quien vivió 900 años antes y que en un “carro de fuego” los ángeles lo condujeron a las alturas.

La huida y ocultamiento de los seguidores de Jesús se prolongó por muchos años y la mayoría terminó en el patíbulo, fueron atrapados y ajusticiados. Sus descendientes, los cristianos primitivos, también tuvieron siglos de persecución. No solo fue el sábado, al día siguiente de la crucifixión, cuando se mantuvieron ocultos y destilando miedo. Moraleja de la Semana Santa: El paso terrenal de Jesús es una historia política, de lucha por el poder y enfrentarse al sistema no es un tronar de dedos ni pasear en un jardín. Va la vida de por medio.

Segunda moraleja: los actuales jerarcas religiosos -de todas las iglesias que se dicen cristianas-  en su mayoría se parecen más a los Fariseos y Saduceos del Sanedrín judaico que a los mensajeros primigenios del Nazareno. Éstos, los modernos sumos sacerdotes -léase: obispos, arzobispos, cardenales, patriarcas y hasta Papas- si ven a un predicador defendiendo a los pobres y condenando la riqueza del clero, seguro lo mandan a crucificar. Lo de antes, sigue vigente, pues.

Tercera moraleja, que no debe dejarse pasar por el contexto actual: Jesús fue palestino no judío. Belén, donde nació, se ubica en Cisjordania. Los palestinos de ahora son perseguidos, segregados y asesinados por Israel. Los israelitas se apropiaron del nominativo “El pueblo de Dios”, para hacer de las suyas mientras que Palestina, la verdadera nación del Mesías, está hoy postrada y desangrándose.

LA RISA EN VACACIONES

Criminales ateos. Ayer en Acapulco, Guerrero, delincuentes se liaron a balazos con la policía donde se realizaba en viacrucis viviente. Los feligreses salieron en estampida en medio de las balas. Hasta anoche se hablaba de dos muertos. No es de risa, pero sí de extremos porque estos malosos no respetan ni la Semana Santa.

Santa ‘mordida’. Inspectores de Comercio del ayuntamiento de Córdoba, que preside la panista Leticia López Landero, persiguieron a vendedores ambulantes desde el parque 21 de Mayo hasta el interior de la catedral de la Inmaculada Concepción para arrebatarles su mercancía. Un sacerdote tuvo que intervenir para frenar a los rabiosos empleados municipales. Antes de escabullirse por las salidas laterales del templo, los perseguidos declararon a la prensa: “se enojaron porque no les dimos ‘mordida’ para que nos dejaran vender”.

El mal ladrón. Gabriel Deantes, operador financiero de Javier Duarte y uno de los saqueadores más descarados del sexenio pasado, recibió un golpe en plenos días santos. Sus cuentas bancarias fueron ‘congeladas’ por la Secretaría de Hacienda y no pudo hacer nada porque los jueces se negaron a conocer su petición de amparo. A esté sí lo hubieran crucificado al lado del Nazareno, aunque por mientras habrá que esconderlo del partido Morena, no sea que lo quieran hacer candidato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario